Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha | 25 julio 2024.

CCOO celebra la dignificación de las condiciones de trabajo de las empleadas del hogar

  • Castilla-La Mancha cuenta con 10.564 personas afiliadas en el régimen especial de empleadas del hogar, y Albacete con 2.146.

La sede de CCOO en Almansa ha acogido este mediodía una rueda de prensa en la que han intervenido Pedro González, responsable comarcal de CCOO en Almansa, junto a la secretaria provincial de Empleo y Agenda 2030 de CCOO Albacete, Paqui Jiménez, para abordar los cambios legislativos para la mejora de las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras al servicio del hogar.

26/09/2022.
Pedro González y Paqui Jiménez

Pedro González y Paqui Jiménez

Los responsables sindicales han coincidido que el Decreto-Ley 16/2022, de 6 de septiembre, para la mejora de las condiciones de trabajo y de Seguridad Social de las personas trabajadoras al servicio del hogar, “es una de las políticas que vienen a mejorar la vida de la gente, y que puede acabar con una injusta discriminación histórica que había mantenido durante muchísimos años al colectivo de empleadas del hogar con peores condiciones laborales y derechos que el resto de trabajadores. La norma responde a peticiones históricas del sindicato, y ha sido elaborada con las organizaciones sindicales y las plataformas de las empleadas del hogar, que llevan reivindicando estas medidas desde hace décadas”.

El responsable comarcal de CCOO en Almansa, Pedro González, ha reivindicado la necesidad de seguir avanzando, para dar visibilidad a una profesión marcada por la precariedad, la infravaloración y la invisibilidad de las empleadas del hogar. Además, ha informado que la norma beneficiará en Almansa a unas 500 personas trabajadoras. 

González también ha manifestado que la norma aprobada se suma a otros importantes avances laborales como la reforma laboral y la subida del Salario Mínimo Interprofesional. 

Por otra parte, la secretaria provincial de empleo y agenda 2030 de CCOO Albacete, Paqui Jiménez, ha puesto en valor el trabajo de las empleadas del hogar que es y sigue siendo imprescindible. “El trabajo doméstico y de cuidados ha estado invisibilizado históricamente porque no se le ha dado valor económico ni se han respetado unas condiciones laborales mínimas para este colectivo formado mayoritariamente por mujeres”.

“Si bien, no se puede saber exactamente cuantas personas se dedican realmente a trabajo doméstico porque suponemos que existe mucha economía sumergida o sin dar de alta, máxime cuando sabemos que es un trabajo que realizan muchas mujeres inmigrantes que comienzan incluso sin papeles”. 

Jiménez ha indicado que si se cuantificara este trabajo supondría casi un 30% del PIB en España, según algunos estudios y fuentes consultadas. “En concreto, en Albacete estaríamos hablando de más de 2.400 millones de euros”. 

Ha subrayado que se trata de un sector completamente feminizado (más del 90% de las personas que trabajan en tareas del hogar son mujeres), y con 373.121 personas afiliadas a la Seguridad Social en España; Castilla-La Mancha cuenta con 10.564 personas afiliadas en el régimen especial de empleadas del Hogar, y Albacete con 2.146, unas cifras que distan de la realidad por la economía sumergida que padece el sector. 

Jiménez ha explicado que el Decreto-Ley introduce tres cambios fundamentales: las empleadas del hogar podrán acceder a la prestación por desempleo, tanto en el nivel contributivo como en el asistencial; se pone fin a la figura del desistimiento para dar por finalizada la relación laboral; y se garantiza la protección de la seguridad y la salud de las personas al servicio del hogar familiar equivalente a la de cualquier persona trabajadora”. 

A partir del 1 de octubre de 2022, tanto empleadores como personas trabajadoras cotizarán por desempleo y estas podrán acceder a la prestación si se extingue la relación laboral por causa no voluntaria. Se reconoce la prestación del Fondo de Garantía Social (FOGASA).

Para mitigar la subida de cotizaciones, el decreto-ley reconoce una bonificación del 80% en las aportaciones empresariales, que es compatible con la ya existente del 20%; y se establece una nueva reducción, a cargo del empleador, de entre el 30 y el 45% sobre contingencias comunes, supeditada a que se cumplan determinados requisitos de renta o patrimonio de la unidad y será un reglamento (hasta que no salga no se podrá aplicar), el que determine los requisitos. 

“Una medida más, es que durante 2023 se actuará sobre las bases de cotización para minorar el coste, con una reducción generalizada de cuotas en los tramos intermedios de salarios (entre un 3% y 6% menos), donde se ubica el 63% de las relaciones laborales formalizadas”, ha dicho Jiménez. 

Jiménez, también ha abordado en profundidad cuestiones como el fin del desistimiento; enfermedades profesionales; y otras mejoras. 

Tanto González como Jiménez, han valorado el “gran paso” que supone esta norma para el colectivo, para seguir avanzando en derechos.