“El marcado y negativo sesgo de género que la pandemia tiene en el empleo convierte en una mala noticia la bajada del paro”

  • El descenso del desempleo viene determinado por la bajada del paro femenino, con 21.200 paradas menos que hace tres meses, pero no se trata de mujeres que dejen el paro porque encuentran empleo, sino que está relacionado con tener que atender tareas de cuidados.

Toledo, 28 de julio de 2020. Ante los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al segundo trimestre en Castilla-La Mancha que hemos conocido hoy, CCOO de Castilla-La Mancha afirma que la ralentización económica provocada por la crisis sanitaria está teniendo un sesgo de género muy marcado en el empleo, lo que convierte en una mala noticia el descenso del paro entre las mujeres.

28/07/2020.

URL | Código para insertar

Una bajada del paro femenino que determina un descenso de paro global en CLM en el último trimestre, que no está vinculado a que estas mujeres estén encontrando una ocupación remunerada, sino a que tienen que atender las tareas de cuidados que antes estaban cubiertas por servicios públicos y privados que en la actualidad se encuentran cerrados, explica la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM, Mª Ángeles Castellanos.

Aunque el diálogo social está paliando los efectos negativos que la Covid-19 tiene sobre el empleo, de forma que muchas personas han mantenido su ocupación gracias a medidas como los ERTE, la pandemia está afectando al empleo en Castilla-La Mancha. Así, el descenso de la ocupación (que no recoge a las personas que están en ERTE, que son consideradas como ocupadas) nos muestra la destrucción real de empleo que se ha registrado en este trimestre, de forma que la ocupación en CLM ha bajado hasta 771.100 personas, lo que supone 29.800 personas menos que tres meses antes y 49.300 menos que un año antes.

También vemos los efectos de la pandemia en los datos de población activa, en el segundo trimestre de 2020 esta cae hasta las 927.300 personas, es decir, un descenso de 54.300 personas en términos interanuales y 50.700 respecto a hace tres meses.

Tal y como explica el INE, este descenso y el consiguiente incremento de la población inactiva está vinculado a la pandemia, ya que recoge a personas que o han perdido su empleo o no han podido encontrar uno, pero que no se les considera paradas porque, por las restricciones de la pandemia o porque tienen que atender los cuidados, no pueden buscar empleo de forma activa.

Este hecho ha determinado un contraintuitivo descenso del paro entre las mujeres con 21.200 paradas menos que hace tres meses, pero que no se trata de mujeres que dejen el paro porque encuentran empleo, siguen sin empleo pero no son consideradas paradas porque no pueden buscar empleo de forma activa y por tanto pasan a ser inactivas, advierte Castellanos.

En el caso de los hombres el paro en este trimestre ha subido levemente en 300 personas, un descenso tan leve en un momento de destrucción de empleo que, sin duda, también tiene que ver con cuestiones de clasificación estadística, pero “es evidente la gran diferencia que existe en el comportamiento entre los datos de hombres y de mujeres, una diferencia con implicaciones de género que habrá que estudiar de forma detenida pero que, ya adelantamos, tiene que ver con los roles de cuidadoras de las mujeres que en un periodo de ausencia y cierre de muchos espacios desde los que se prestaban servicios de cuidados y de educación han tenido que atender estas necesidades desde los hogares, lo que les ha alejado del empleo”, señala la secretaria de Empleo y Políticas Sociales de CCOO CLM.

Podemos reforzar esta conclusión, -explica Castellanos-, con los datos de inactivos por clase principal de inactividad. Aquí la EPA clasifica a las personas inactivas en función de la causa que determina su situación, entre las causas están la jubilación u otras situaciones por las que se perciben pensión, incapacidad, estar estudiando o lo que la EPA denomina labores del hogar, o lo que es lo mismo, inactividad vinculada a la atención a los cuidados, pues bien, es precisamente esta causa la que ha experimentado un incremento destacado en el último trimestre. Un aumento que afecta sobre todo a las mujeres, de forma que si comparamos los datos del segundo trimestre de 2020 con los del primer trimestre hay 45.600 personas inactivas más por esta causa de las cuales 36.000 son mujeres, es aquí donde están las mujeres que han dejado de estar paradas.

“Son notables las consecuencias negativas de género que está teniendo la pandemia y requieren actuaciones específicas que den solución a un deficiente sistema de cuidados y que rompan los roles de género que condenan a las mujeres al espacio invisible de los cuidados en el hogar. Hablamos de condena porque en la medida en la que muchos derechos se generan desde el empleo, la ausencia del mismo determina ausencia de estos derechos en el presente y en el futuro, por no hablar de la ausencia de independencia económica que esto supone y que lleva a las mujeres a niveles de vulnerabilidad muy elevados”.

El premio Nobel de Economía Joseph E. Stiglitz dice “si medimos lo incorrecto haremos lo incorrecto, de modo que “si hoy sólo medimos el paro tendremos una idea equivocada de lo que ocurre y tomaremos decisiones equivocadas” manifiesta Castellanos.

“Ahora más que nunca necesitamos información estadística que nos cuente lo que de verdad está pasando para actuar de la forma más justa buscando salidas basadas en un crecimiento sostenible e incluyente que no invisibilice problemas que no lo son para el capitalismo, pero sí para la vida de las personas”.

Si analizamos los datos de la EPA por sectores productivos, la ocupación en términos interanuales ha bajado en todos. En términos trimestrales ha crecido la ocupación en la Agricultura (+1.500), mientras que se ha destruido en el resto, sobre todo en Construcción (-12.500) y Servicios (-13.400)

Por provincias, el descenso en la ocupación ha sido generalizado tanto en términos interanuales como respecto al primer trimestre de 2020.

También ha sido generalizado el descenso de la población activa y el incremento de la inactiva, además, en dotas las provincias el incremento de la inactividad viene marcado por el incremento en la categoría labores del hogar con un crecimiento trimestral del 17% en Albacete, 31% en Ciudad Real, 20% en Cuenca, 19% en Guadalajara y 25% en Toledo.

Guadalajara es la única provincia en la que aumenta el paro (+4.700 personas) en el trimestre y es la única provincia de Castilla-La Mancha en la que sube el paro entre las mujeres.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.