“Hay que recuperar la negociación colectiva como instrumento esencial para la mejora de salarios y condiciones laborales”

    Toledo, 12 de junio de 2020. Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística, el Índice de Precios de Consumo (IPC) continúa cayendo en Castilla-La Mancha, que ha registrado una tasa interanual del 1,4%, dos décimas menos a la que se registró en el mes anterior. Estos datos demuestran la necesidad de fortalecer la demanda interna, hibernada como consecuencia de la pandemia del Covid-19, aunque en este mes de mayo ha comenzado a reactivarse en pleno proceso de desescalada.

    12/06/2020.
    Carolina Vidal

    Carolina Vidal

    Ante la actual situación de crisis generada por el Covid-19 para CCOO de Castilla-La Mancha sigue siendo una prioridad el mantenimiento del mayor número de puestos de trabajo, así como garantizar unas adecuadas condiciones de seguridad y salud de los trabajadores y trabajadoras. Para el sindicato desde el inicio de la crisis estos han sido dos objetivos fundamentales y hemos trabajado desde la acción sindical para lograr que así sea, afirma la secretaria regional de Acción Sindical y Formación Sindical de CCOO CLM, Carolina Vidal.

    Asimismo, el sindicato considera clave dar un impulso a la negociación colectiva en nuestra comunidad autónoma, como un instrumento esencial para la garantía y mejora de los derechos, de las condiciones laborales y de los salarios de las personas trabajadoras, lo que a su vez va a redundar en la recuperación de la economía.

    CCOO de Castilla-La Mancha reivindica situar en un lugar central a los trabajadores y trabajadoras en la recuperación y en la salida de esta crisis. “No pueden volver a repetirse errores del pasado, las personas trabajadoras no pueden ser quienes paguen con sus condiciones de trabajo y sus salarios las consecuencias, como ocurrió en la crisis de 2008. No podemos dejar a nadie atrás y en ello vamos a centrar el empeño del sindicato”, subraya Vidal.

    Por último, para el sindicato es necesario reactivar la mesa de diálogo social para que, además de las medidas extraordinarias derivadas de la situación a que nos ha llevado la pandemia, retomemos los debates pendientes sobre la reforma laboral y el establecimiento de un nuevo marco de relaciones laborales para garantizar los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

    Los datos

    Según los datos publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en nuestra comunidad autónoma los precios han bajado en el mes de mayo un -0,1% con respecto a abril.

    La tasa de variación anual en Castilla-La Mancha es del -1,4%, dos décimas por debajo a la registrada el mes anterior. En el país esta tasa es del -0,9%, también dos décimas por debajo a la registrada en abril.

    En el análisis mensual por grupos, el mayor aumento se ha registrado en Vestido y Calzado (+1,4%), Medicina (+0,5%), en los de Hoteles, cafés y restaurantes y en el de Otros, ambos con un incremento del (+0,4%) y en Menaje (+0,2%). El IPC se ha mantenido invariable en Enseñanza y en Bebidas alcohólicas y tabaco, mientras que ha bajado en Ocio y Cultura (-1,4%), Transporte (-0,7%), Vivienda (-0,4%), Alimentos y bebidas no alcohólicas (-0,1%)

    Si analizamos la variación anual, en Castilla-La Mancha el mayor incremento de los precios se produce en Alimentos y bebidas no alcohólicas (+3,6%), Hoteles, cafés y restaurantes (3%), Enseñanza (1,4%), Otros (1,4%), Menaje (0,9%), Vestido y Calzado (0,8%), Medicina (0,7%), Bebidas alcohólicas y tabaco (+0,7%) y Comunicaciones (+0,6%).

    Comparado con el año anterior, los precios solo han bajado en Transporte (-8,3%) y en Ocio y Cultura (-0,7%).

    En cuanto al análisis de las consecuencias del COVID-19 en la evolución del IPC, calculando el efecto en los precios en los bienes y servicios que la mayoría de hogares han seguido consumiendo en el periodo de confinamiento.

    La tasa anual de los Bienes COVID-19 se sitúa en el 2,8% en mayo en el país, tres décimas menos que el mes anterior. Por su parte, la variación anual de los Servicios COVID-19 aumenta cuatro décimas y se sitúa en el –4,0%.

    Los productos que destacan por su influencia en los Bienes COVID-19 son los alimentos no elaborados, cuya tasa alcanza el 5,4%, un punto y medio menos que la registrada en abril. Entre ellos sobresalen las bajadas de los precios del pescado fresco y las carnes de porcino y de ave, frente a las subidas registradas en 2019. También influye que los precios de las legumbres y hortalizas frescas, excepto patatas, bajan este mes más de lo que lo hicieron el año pasado.

    Por su parte, el incremento de la tasa anual de los Servicios COVID-19 se debe al aumento de los precios de la electricidad este mes, que descendieron en 2019.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.