28 de abril, un homenaje a las víctimas del Covid-19 y a la labor de los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales

    Con motivo del 28 de abril, Día Internacional de la Seguridad y Salud en el Trabajo, CCOO y UGT de Castilla-La Mancha destacan que la pandemia ha evidenciado la asociación indisoluble de la salud laboral y la salud pública, así como la debilidad de la prevención de riesgos laborales en España. Ambos sindicatos consideran que tras el Covid-19 la salud y la seguridad de las personas trabajadoras debe convertirse en un eje central en las relaciones laborales y en las políticas económicas.

    21/04/2020.
    28 de abril

    28 de abril

    Cada 28 de abril UGT y CCOO recordamos a las trabajadoras y trabajadores que sufren accidentes y enfermedades laborales, denunciamos las condiciones de trabajo que están en el origen de esta lacra social y realizamos propuestas de cambio en la normativa y en las políticas para mejorar la salud y la seguridad.

    Pero este 28 de abril no puede ser como el de otros años, pues nos enfrentamos a una crisis sanitaria mundial, como no se recordaba desde hace más de un siglo, que ha llevado a los sistemas sanitarios más allá de sus límites, ha paralizado gran parte de la actividad económica y, lo que es más grave y doloroso, se ha llevado varios miles de vidas en Castilla-La Mancha y decenas de miles solo en España.

    Por eso, el recuerdo este 28 de abril es para esas víctimas, para sus familiares, y amigos y compañeros de trabajo, pero también para las personas trabajadoras, que aún a riesgo de su salud, han dado la batalla a esta enfermedad en primera línea. Son los trabajadores y trabajadoras de los servicios esenciales, que han demostrado la importancia de la clase trabajadora para garantizar el funcionamiento de nuestra sociedad.

    CCOO y UGT siempre hemos defendido que la salud laboral forma parte de manera indisociable de la salud pública y esa realidad se ha hecho evidente con rotundidad con la pandemia del COVID-19. De hecho, los contagios en el ámbito laboral y en los desplazamientos vinculados son, lamentablemente, importantes vectores de propagación del virus.

    Asimismo, UGT y CCOO venimos alertando de la contradicción entre el mantenimiento de un sistema económico que prima la obtención de beneficios empresariales frente a la salud de las personas trabajadoras. Tras la gran recesión de 2008 y la imposición de políticas de austeridad como única vía posible de salida de la crisis, vimos cómo los recortes diezmaban servicios públicos que ahora se revelan imprescindibles, como la sanidad pública.

    Paralelamente se ha producido una reducción de inversiones en prevención de riesgos laborales en las empresas y de financiación de políticas públicas activas en materia preventiva. Si ya el sistema preventivo español se encontraba en una situación de debilidad, la llegada de la pandemia de COVID-19 ha terminado por arrasar la prevención.

    Así, los sindicatos remarcan que en el ámbito de la prevención española es necesario un cambio de paradigma para que la salud y la seguridad de las personas trabajadoras se convierta en la prioridad inexcusable y en el eje sobre el que pivote todo el sistema. Para ello, es necesaria la capacidad de movilización del conjunto de los trabajadores y trabajadoras. No podemos consentir que el sistema económico se contraponga a lo importante, que es la salud y la vida de las personas trabajadoras.

    En este 28 de abril, UGT y CCOO demandamos que para lograr la plena integración de la salud laboral en la salud pública es precisa una mayor coordinación entre los departamentos de sanidad y de trabajo tanto en la Administración General del Estado, como en las CCAA. Sin embargo, en lugar de reforzar las instituciones que deberían liderar ese proceso, como el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo, se ha reducido su plantilla.

    Además, la escasez de inspectores de trabajo, -España tiene una de las ratios más baja de Europa-, ha dificultado sobremanera la atención a las denuncias que personas trabajadoras y sindicatos hemos presentado.

    A esto se añade otro obstáculo: el criterio seguido por el Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, que ha renunciado a paralizar actividades por riesgo grave e inminente de contagio ante el coronavirus o a proponer sanciones en una mayoría de situaciones.

    Pese a todas estas barreras, CCOO y UGT seguimos trabajando para afrontar esta crisis sanitaria haciendo lo que mejor sabemos: defender a la clase trabajadora denunciando donde sea preciso y exigiendo el cumplimiento de la normativa en materia de prevención de riesgos laborales, normativa que recordamos ha de cumplirse, incluso durante el estado de alarma. Nuestros delegados y delegadas de prevención y los comités de seguridad y salud trabajan cada día en los centros de trabajo para garantizar unas condiciones de seguridad y salud adecuadas para sus compañeros y compañeras.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.