Covid-19 desde una mirada violeta: estaremos muy vigilantes para que el coronavirus no suponga magnificación de desigualdades y retroceso en igualdad

  • “La experiencia de otras crisis anteriores nos demuestran que las mujeres han sufrido peores consecuencias”

Nos encontramos ante una realidad como nunca antes habíamos vivido, una crisis sanitaria mundial sin precedentes, pero también una crisis a nivel laboral, económico o social. Una situación de emergencia en la que hay que salvar la vida de las personas y proteger su salud y en la que también hay que rescatar a los trabajadores y a las trabajadoras y sus familias.

29/03/2020.

URL | Código para insertar

Más de 4.500 personas contagiadas en Castilla-La Mancha por coronavirus y 448 fallecidas, según los últimos datos, cifras que desgraciadamente día a día van en aumento. Una prueba de fuego que ha llevado tanto a los gobiernos central, autonómico y locales a tomar medidas de urgencia para contrarrestar la propagación del Covid-19.

Esta pandemia nos ha situado ante una realidad muy diferente a la que teníamos asumida como “la natural”, nos enfrenta a un panorama de absoluta vulnerabilidad y fragilidad de las personas, de la sociedad y del Estado del Bienestar tal como lo conocíamos, con una constante amenaza para la salud de las personas.

Además de los dramáticos efectos que el Covid-19 está teniendo en cuanto a nivel de salud de la ciudadanía en general, son más que evidentes las consecuencias que está teniendo a nivel laboral y económico, con miles y miles de trabajadores y trabajadoras que se están quedando sin actividad. Son ya más de 8.500 los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que se están tramitando en nuestra región y que afectan a más de 39.900 personas trabajadoras. ¿Qué efectos tendrán en las mujeres?

En esta crisis global CCOO de Castilla-La Mancha estaremos muy vigilantes para evitar que se magnifiquen las desigualdades entre mujeres y hombres, pues la experiencia de otras crisis anteriores nos demuestran que las mujeres han sufrido peores consecuencias. El Covid-19 no puede suponer en ningún caso un retroceso en materia de igualdad.

El sindicato quiere poner en valor que en estos difíciles momentos las profesiones más feminizadas, las que tienen que ver con los cuidados de terceras personas, menores, mayores y dependientes, personal sanitario, de limpieza, de comercio, etc… están siendo absolutamente fundamentales, no solo necesarias sino también reconocidas y valoradas. Profesiones que en estos momentos son las que están sosteniendo el país.

Un colectivo también muy feminizado, y de gran vulnerabilidad en estos momentos, son las trabajadoras del hogar, que no tienen la misma cobertura en derechos laborales ni prestaciones sociales que el resto de personas empleadas, que en estos momentos de crisis ni pueden desarrollar su trabajo (en caso de que lo sigan haciendo) en condiciones de seguridad, ni tienen acceso al desempleo, ni cobertura de baja por enfermedad en caso de contagio por COVID-19. El Gobierno plantea ayudas para las empleadas del hogar y personas desempleadas, algo que desde el sindicato CCOO entendemos como una necesidad urgente por la debilidad en que el estado actual deja a estos dos colectivos.

También e igualmente importantes son las tareas de cuidados en el seno de las familias, que no deberían seguir recayendo principalmente en las mujeres. No podemos olvidar que los cuidados representan una de las fuentes de desigualdad más fuertes y vigentes en nuestra sociedad, que no deberían ahora verse acentuadas en esta situación de Estado de Alarma y el consiguiente confinamiento en el que estamos inmersos.

Un momento de enormes dificultades en materia de corresponsabilidad, con el cierre de centros educativos y otros dedicados a la atención de menores y mayores, donde ante el riesgo de contagio las familias no pueden echar una mano en el cuidado de los menores, y que está obligando a muchas personas a acogerse a las medidas extraordinarias ante la pandemia del Covid-19 adoptadas por el Gobierno central en materia de conciliación de la vida laboral, familiar y personal, ya sea la adaptación o la reducción de jornada de hasta un 100% de la misma. Eso sí con la consiguiente reducción salarial, lo que dejará a las familias en una situación bastante complicada o difícilmente asumible. Además, ¿quiénes serán las que de forma mayoritaria se acojan a estas medidas? Como siempre serán las mujeres.

Rompamos con los roles tradicionalmente asignados y los estereotipos creados, rompamos con la idea de que la conciliación parece exclusivamente, en muchos casos, “cosa de mujeres” y avancemos hacia una corresponsabilidad real entre mujeres y hombres, empresas y Estado.

Es un momento en el que no podemos dejar a nadie atrás, en el que debemos prestar especial atención a quienes más lo necesitan y quienes más sufrirán las consecuencias. En el que todos y todas (gobiernos, agentes sociales y la ciudadanía en general) debemos aunar esfuerzos para salir cuanto antes y con el menor daño posible de esta grave situación.

CCOO CLM estamos haciendo un importante esfuerzo para atender a los miles y miles de trabajadoras a quienes la situación generada por el Covid 19 está dejando y dejará en una posición muy complicada. Nuestro objetivo ahora y siempre es garantizar el bienestar de las personas. Tenemos una importante tarea sindical por delante, en la que no vamos a dejar a nadie atrás.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.